viernes, 4 de mayo de 2007

beneficios de rincones de aprendizajes!!!

"Yo puedo"
los rincones de aprendizaje son espacios físicos que hay dentro del aula y se organizan para que el niño y la niña desarrollen sus destrezas, habilidades a partir del juego y rincones , los rincones de aprendizaje brindar oportunidad a los niños de descubrir y jugar al mismo tiempo con actividades variadas que los rincones brindan.
algunas de las ventajas que nos dan los rincones de aprendizaje son:
* tienen un aprendizaje espontáneo ya que es por medio del juego que aprenden.
* se convierte alguna actividad en diversión para los niños.
* el niño tiene el contacto de lo conocido a lo desconocido.
* logra que en los niños obtengan experiencias de aprendizaje en el cual estimulan diferentes áreas de desarrollo que son: comunicacion, lenguaje, expresión artística, conocimiento del medio social y natural, etc..
* El niño y la niña experimenta y descubren por su propios medios, fenómenos de la naturaleza, así como causa y efecto.
MATERIAL DEL RINCÓN LÓGICO PARA DESARROLLAR HABILIDADES
NUMÉRICAS

rompecabezas con diferente cantidades de piezas
Dominós de forma, color, tamaño
Lotería de nociones de tamaño, posición y longitud
Cajas, envases plásticos, botes
Lotería de puntos, dados o números
Lotería de figuras geométricas
Trozos de madera para elaborar torres
Seriaciones por tamaño (3 piezas)
Seriaciones por color
Témperas, acuarelas
Tarjetas con objetos en diferentes posiciones
Clasificaciones de material concreto
botones, tapaderas, pajillas, semillas y piedras de diferentes tamaño
Material para clasificaciones de forma tamaño y color.
papel
semillas
tapitas
tapaderas

2 comentarios:

Mary de Castillo dijo...

Te envío esta información sobre Rincones de Aprendizaje, sería enriquecedor para tu blog poner algunas ideas en práctica para dar conclusiones en base a las experiencias o dar a conocer tus expectativas sobre esta estrategia de enseñanza.

Los rincones como espacios para el aprendizaje abren espacios de participación a los educandos, haciendo que el aula se convierta en un verdadero laboratorio donde los niños aprenden jugando, investigando, experimentando, manipulando objetos y practicando con los materiales dispuestos para cada área.
¿Qué son?
Los rincones de aprendizaje son lugares o espacios que se organizan dentro del aula donde se tienen los materiales necesarios para el desarrollo de las actividades previstas de acuerdo a nuestras planificaciones didácticas.

Cualquier espacio del salón que sea de fácil acceso para todos los alumnos que tengan un estante, una mesa o cualquier otro mueble donde puedan colocarse en forma visible los materiales o montar un espacio de experiencias puede convertirse en un rincón de aprendizaje.

Los rincones no son exhibidores de materiales sino espacios de trabajo activo de los educandos, en cada rincón de aprendizaje deberíamos encontrar un lugar donde:

1. Los niños tuvieran la posibilidad de elegir juegos y ser autónomos

2. Se acepten unas normas discutidas entre todos.

3. Pudiesen dar hipótesis y más tarde comprobarlas.

4. Se respete su individualidad.

5. Se les permita el error.

6. Tuviesen todo el material a su alcance y organizado.

7. Hubiera una organización del espacio adecuado a los puntos anteriores y a las necesidades de cada grupo de niños.

8. Se establezca una nueva manera de evaluar y saber mirar por parte de los educadores.

9. El maestro tenga una nueva actitud.

10. Los materiales y el mundo permitan al niño ser creativo.

Por todo lo expuesto anteriormente no es una simple división del espacio, sino una nueva manera de ayudar y acompañar a los niños en su crecimiento con nuestra actitud.

Como trabajar en los
Rincones de Aprendizaje
El trabajo en los rincones de aprendizaje lo podemos dividir en 3 tiempos:
- Programación
- Desarrollo del juego y actividad
- Evaluación

1. Programación:
Podemos implementarlo dentro del aula (colocando los escritorios alrededor) en un corredor o en el patio de la escuela, un área que llamaremos rincón de alfombra.

Para esto necesitaremos elaborar una alfombra (puede ser con petates, pedazos de tela, plástico, sábanas o solicitando que cada alumno lleve una manta para poder sentarse en el suelo).

Al iniciar la mañana los niños van llegando a la clase, se relacionan entre ellos y con el maestro; cuando ya ha llegado la mayoría, les invitamos a sentarse en el rincón de la alfombra. El tema de conversación sale enseguida; ellos siempre tienen algo que contar, ayer estuvieron en algún sitio, vieron algo, tuvieron la visita de tíos………, la charla surge poco a poco. Algunos han peleado por algo o el día anterior quedó algo pendiente para hablar.

El maestro también tiene su programación con temas concretos o centros de interés que quieren desarrollar a lo largo del curso (en la programación hablaremos de ellos). Este es el momento de la comunicación. Siempre los temas de los niños tienen prioridad ante la intencionalidad del adulto. Podemos aprovechar estos temas que tienen “más interés” para que suponga una mayor estimulación o motivación.

El tiempo de charla lo marcan los niños. Hay días que resulta muy interesante y casi todos participan; la puesta en común de la programación, entonces, se alarga. Otros días, en cambio, están inquietos y lo que quieren es jugar. El maestro será quien valore cada momento cuando hay que cortar esta pequeña asamblea. En ella se anuncian los rincones que can a funcionar durante la mañana, en número suficiente para que los niños se dividan en grupos e 4 ó 5. Se habla de los materiales, la posible forma de utilizarlos y cuidarlos, las actividades que se pueden hacer y las normas que hay que representar por acuerdo de todos. Pueden surgir propuestas de los juegos, demandas de material. Es el momento de empezar a jugar.

2. Desarrollo del juego y actividad

Los niños han elegido su juego entre los rincones ofrecidos. En un momento cada uno está en su sitio, aunque puede ocurrir que determinados niños inseguros necesiten apoyo o un estímulo o el ofrecimiento individual de algún juego.

Al empezar el curso se va introduciendo poco a poco el material y un lugar para colocarlo, próximo al rincón donde se va a utilizar. Es muy importante que se vayan a utilizar estén al alcance de los niños y que ellos tengan plena autonomía y libertad para cogerlos y usarlos.

El juego tiene una duración que marcan los mismos niños. Hay una primera etapa de iniciación, una fase de dedicación, caracterizada por la atención y el entusiasmo, seguida de una simulación de la actividad, propia del cansancio. Es entonces cuando el maestro debe pasar al tercer momento.

3. Evaluación y recogida

De nuevo en el rincón de la alfombra hablamos entre todos de lo que ha pasado, qué juguetes y materiales quieren y no tienen y de cómo conseguirlos; qué les ha frustrado más y qué menos, que conflictos han tenido entre ellos, si molestan los ruidos y de todo aquello que los niños y el maestro quieren hablar. Seguramente quieren enseñar algo y protestar porque alguien se comprometió a realizar alguna cosa y no la hizo.

Es un momento muy bonito, de comunicación grupal, de afirmación del grupo, de satisfacciones para todos y aceptación de los propios fracasos y de las protestas de los demás.

Todo se decide entre todos, los lugares, los materiales, etc. Los niños buscarán soluciones entre los problemas que se plantean: El ruido nos molesta, ¿Qué podemos hacer? ¿Qué le decimos al que chilla demasiado? ¿Podemos hablar todos a la vez? ¿Por qué no….? ¿Qué pasa con los materiales y juguetes que están por el suelo? ¿Qué ocurre cuando botamos pintura? ¿Quién lo limpia?

Los puestos para jugar en cada rincón son limitados. Aparecerá, con frecuencia, el problema de que en algún rincón quieran jugar más niños que lugares hay. Lo planteamos en la asamblea y surgen ideas, se espera el turno para hablar y se acepta la solución mayoritaria.

Una solución puede ser colocar un cartel donde cada niño pone un punto marcado donde ha jugado. Así sabemos - ellos y nosotros – quién juega siempre a lo mismo, quien no juega en algún rincón determinado y cuáles son los lugares más solicitados, donde habrá que turnarse. Los mayores colocarán su punto en el lugar que jueguen. En las aulas de los pequeños lo hará el maestro.


Actitud y Normas para el
Maestro

 Pensar y anotar preguntas a hacer a los niños para favorecer las tomas de conciencia, para provocar la expresión de hipótesis, sembrar la duda, para que el juicio, la atención, la memoria y el sentido de observación despierten, de manera que el niño, a través de la abstracción reflexiva, vaya construyendo su conocimiento.

 Anotar las necesidades y ofrecer posibilidades de satisfacción, distintas en cada edad y grupo social.

 Facilitar el material y tenerlo preparado antes de empezar la clase.

 Buscar documentación para los niños, cuentos, fotos, poesías, música, recortes. Todo ello servirá para despertar la imaginación, la curiosidad y la fantasía, así como para favorecer la expresión.

 Tener la programación preparada anticipando lo que va a ocurrir, los temas que les van a interesar. Con dichos temas o centros de interés tendremos en cuenta que no pueden ser exhaustivos, ni considerando la edad de los niños. El centro de interés estará presente durante bastantes días; pero no todo lo que haga será sobre este tema.

 Cuando acabe la clase, o en cualquier ratito del día, tendremos que analizar lo que ha pasado, los proyectos que han surgido, qué niños han participado en casi todos los juegos y quienes sólo participan en un rincón insistentemente e intentar averiguar las causas posibles.

 Analizar los comportamientos de niños que planteen algún problema o estén pasando una crisis. Es muy importante ir anotando todo.

 Hacer aportaciones de material nuevo en los rincones que se van quedando rutinarios o cambiar dichos rincones por otros que tengan más aceptación.



Licda. Maria Esther Salazar

Mary de Castillo dijo...

Lecciones del Jardín de Infantes

Casi todo lo que en realidad necesito saber sobre cómo vivir, qué hacer y cómo ser, lo aprendí en el jardín de niños.
La sabiduría no estaba en la cumbre de la montaña universitaria, sino ahí, en la caja llena de arena.
En el jardín de niños aprendí todo esto: a compartirlo todo, a jugar sin hacer trampa, a no golpear a la gente, a poner las cosas en el sitio de donde las ha tomado uno, a limpiar lo que uno mismo ensucia, a no tomar nada que no nos pertenezca, a pedir disculpas cuando se ha lastimado a alguien, a lavarme las manos antes de comer, a llevar una vida armoniosa, a aprender algo, y pensar algo, y a dibujar, cantar, bailar, jugar y trabajar un poco cada día.

Hay que dormir la siesta. Cuando salimos al mundo, debemos tener cuidado con el tráfico, tomarnos de la mano y permanecer juntos.
Hay que observar lo maravilloso, como la semillita en el vaso de plástico: las raíces crecen hacia abajo y la planta hacia arriba, y en realidad nadie sabe por qué, pero todos somos así.
Los peces de colores, los hámsters, las ratas blancas y hasta la semillita en el vaso de plástico, todos mueren. Nosotros también.
Recuerdo que aprendí a observar.
Todo lo que se debe saber está a la vista, en alguna parte: la regla de oro, "trata a tus semejantes como quisieras que te traten a ti";
también el amor y la higiene; y la ecología, la política y la vida sensata.

¡Cuánto mejor sería el mundo si todos pudiéramos cada tarde comer a la misma hora, y acostarnos después a dormir la siesta, bien tapados con frazadas!
Y si en todas las naciones se observara la norma básica de poner siempre las cosas en su lugar, y limpiar lo que hemos ensuciado.
Esto sigue siendo verdad, cualquiera que sea nuestra edad cronológica: que al salir al mundo más nos vale tomarnos de la mano y permanecer juntos, así lo hice en el jardín de niños y siempre estuve protegido.

Carla: realizaste un buen trabajo en tu blog, considero que te expresaste mejor por escrito que como a veces crees que se te dificulta oralmente, eres muy capaz y posees una vocación de educadora que espero desarrolles al 100%, tu calificación para el blog es: 10/10